+57 (8) 743 2635 - 321 2027305 – 320 878 7636

contacto@comferconstruccionyseguridad.com

Toda una historia brindando seguridad las llaves

Toda una historia brindando seguridad las llaves

Toda una historia brindando seguridad las llaves

Las llaves son una invención muy antigua y su origen se encuentra en la historia misma del hombre. Las primeras datan de hace 4.000 años y su creación se atribuye a los egipcios, aunque se discute que los chinos fueron los primeros.

Según la tradición griega el inventor de la llave es Teodoro de Samos, en tiempos del poeta Homero, pero la verdad es que las primeras puertas con cerraduras aparecieron en Egipto hace 4.000 años. Estas puertas podían abrirse desde fuera con llaves y candados hechos de madera. En un principio dichas puertas se cerraban mediante pestillos de madera que se introducían lateralmente en el marco o en una grapa fijada en la propia hoja de la puerta; después se aseguraron con varios pernos, que se elevaban fácilmente y penetraban en los orificios practicados en el pestillo gracias a la acción de las llaves.

Fueron los romanos quienes avanzaron un paso más, inventando un sistema de seguridad para los cierres con la vuelta de llave, cambiaron el material de madera por metal aportando con ello las llaves metálicas y consiguieron reducir notablemente el tamaño de las mismas. Las miniaturas que realizaron llegaron a cerrar las pequeñas cajas, donde conservaban los venenos con los cuales daban muerte a sus rivales, ya sean sentimentales o políticos. El candado también se cree que fue un invento romano, porque apareció antes de los que se hallaron en China. Estos datos se recogen de las colecciones completas con las que cuentan varios museos en materiales de hierro y bronce que pertenecieron a los romanos. Sin embargo son muy pocos los museos que disponen de cerraduras completas en sus muestras.

Son llamadas “cerraduras romanas”, pero se usaron más allá de los límites que marcaba entonces la historia para el Imperio Romano. Este modelo se accionaba mediante el deslizamiento de la llave, donde el pestillo se bloqueaba cuando salía del muelle, liberando de esta forma la llave que atravesaba la cerradura y conseguía levantar dicho muelle, arrastrando el pestillo al desplazarse. En las ruinas de Pompeya se encontró este tipo junto con llaves reducidas, que corresponden a ganzúas para apertura de puertas y llaves maestras. Un procedimiento que necesitaba una llave más pequeña para posibilitar que la puerta se abriese.

 En la época medieval el diseño de los cerrojos estuvo en manos de los artesanos, quienes aportaban detalles minuciosos con relieves o perforaciones inclusive. Los cerrojos de pestillo sin embargo, no vieron un avance en su desarrollo hasta finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX cuando se perfeccionó con clavija o palanca, cilindros, cerrojos sin llave y dientes de clavija. Los cambios se observan en las formas que evolucionaron, así como los diseños que aportaban mayor protección y llegaron a ser inviolables o numeradas.

Comfer S.A.S. Somos líderes en la comercialización e instalación de equipos de seguridad electrónica y cámaras  de seguridad ideales para los hogares y empresas.

Visita nuestra página: 

www.comferconstrucciónyseguridad.com

Y entérate de lo que tenemos para ti!

O llámanos a los teléfonos : (8) 743 2635 – 310 3491246 – 320 8787636